martes, 4 de abril de 2017

Los sueños se comienzan a hacer realidad

Continuando con la entrada anterior, MI PRIMER TRABAJO LEGALMENTE EN PANAMÁ, luego de ese balde de agua fría, en el equipo decidimos llamar a los jefes y preguntar en qué parte de la ecuación quedábamos nosotros, sus palabras textuales fueron: “La nueva agencia tiene sus datos, ellos estarán comunicándose, ellos tienen reglamentos y protocolos diferentes. Ellos harán el proceso de reclutamiento y decidirán, ustedes tienen ventaja porque tienen la experiencia”  o sea, no era que nos iban a transferirnos o decir: este es nuestro personal. Este balde de agua fría fue peor. 

Pasados los días, la zozobra de ¿ahora qué voy a hacer? Volver a buscar, con lo que me costó y tardó en conseguir este y mil pensamientos más que me daban mil vueltas por la cabeza. 

Nos llamaron de la nueva agencia para una entrevista formal. Todo el  personal quedó, las cosas cambiaron, horarios, para mejor y salarios, para abajo. Me tocó aceptar porque de verdad que no tenía energías para emprender una nueva búsqueda, tenía sed de estabilidad. Creo que en el extranjero eso es lo más preciado que uno puede tener o pedir, una “estabilidad” aunque es relativo, tengo casi 4 años en Panamá y aún no me siento 100 % estable y sé que se debe a que la familia no está, los que te pueden meter la mano ante cualquier adversidad. Eres tú, contigo y tu pareja, si tienes. 

Resulta que con la agencia anterior nos liquidaron, y cuando te liquidan, aquí y en China, creo, significan que te dan toda tu plata y un poco más. Me sentía millonaria, era un buen dinerito, un abono inicial de un carro para un nacional... Pero no para un extranjero. 

Y aquí comienza la travesía o el camino a hacer los sueños realidad.

Las personas que me conocen saben que siempre he sido muy independiente y desde pequeña estoy pidiendo un carro, eso pedí de 15 años, debido a la situación de Venezuela tener un carro ya era una odisea, imagínate uno nuevo. Siempre lamenté que mi papá no me lo pudo dar, más todo lo que me dio, que siempre estaré eternamente agradecida, me faltó eso, ahora lo veo diferente, ahora hasta se lo agradezco. Qué rico es obtener tus cosas con el sudor de tu frente, en mi caso de mis pies porque trabajo parada. 

Todo lo del cambio de trabajo fue en diciembre. Solo tuve una semana de descanso y comencé a trabajar nuevamente. En enero hubo una feria de carros,todas las agencias se junta en un solo lugar y todos los bancos para aplicar al crédito del carro.

Asistí a la feria muy emocionada y con ese sustico, el carro que yo quería, si te aprobaban el crédito, venía con un televisor, carro + tv... ¡Qué felicidad! Yo no tenía tv. 

Cuando llegábamos a la feria nos atendió una chica demasiado amable, nos ayudó demasiado.
Son muchos los factores que influyen a la hora de adquirir un crédito, allí me di cuenta:
1) La estabilidad laboral, indispensable, cada banco pide un tiempo diferente, la mayoría un periodo mayor a 1 año trabajado, o sea, cotizando en el seguro social. 
2) La carta de trabajo, debe ir de la mano de las cotizaciones pagadas  en el seguro, o sea, si tienes 6 meses trabajando, en la ficha, talonario de pago del seguro, deben salir 3 cuotas pagas, siempre van a faltar 3 meses de cotización, la ficha tarda 3 meses de en llegar a tus manos. 
3) Tu récord de pago, la Apc, asociación panameña de crédito, señores, aquí toda deuda se refleja en la Apc, hasta las personas que venden Avon, le incluyen las deudas ahí. 
4) El tiempo en el país. Tu ultimo sello de entrada debe tener 1 año. 

Esos son algunos o al menos los que fueron mi piedra en el camino por estos motivos: 
1) Tenía 6 meses trabajando, pagando el seguro social, esto con la empresa anterior, con la nueva empresa no tenía ni el mes. Es decir, no tenía una estabilidad laboral no tenía ni 6 meses que era lo mínimo que me pedía el único banco que al menos me abrió la puerta.
2) Resulta, que la empresa anterior no me dio una carta de finalización de labores, así que como no tenía esa carta, no tenía como sustentar mi continuidad laboral, es decir, nunca deje de pagar mis cuotas en el seguro social, pero necesitaba una carta de la empresa anterior que dijera que trabajé con ellos hasta tal fecha para comparar fechas con la carta de trabajo nueva y ver cuánto tiempo estuve sin trabajar, el cual no fue ni un día, ya que un contrato terminaba el 12 y el otro comenzaba el 13. La semana de descanso fue porque la empresa anterior nos envió a la casa, con la intención de dejar el proyecto vacío, la maldad pues, como aún trabaja con ellos, tuve que hacerlo. 
3) La APC... Como ya me habían dicho que parar pedir un crédito grande, debían revisar tus referencias de pago ahí, yo compre un colchón que me hacía falta y lo saque a crédito... El crédito eran $250, carísimo el colchón porque era financiado pues, mi crédito daba risa, no se compraba con los miles de dólares que estaba pidiendo al banco para comprar el carro. O sea, esa referencia no me servía.
4) ¿Quién diría que el hecho de haber renovado mi pasaporte antes de venirme definitivamente a Panamá iba a afectarme? Pues si, ya que mi último sello de entrada no tenía el año ¿y mi pasaporte anterior? Resulta que en la página del Saime decía que yo nunca había retirado mi pasaporte, lo cual era falso porque yo hasta había viajado, y para sustentar o eliminar ese pasaporte debían devolverlo al saime en Caracas. Nunca pensé necesitarlo y tampoco me dieron chance a pensar en sacarle copia. Fue: dame el pasaporte, firma aquí, espera una semana y pide la cita para el nuevo.
5) El abono inicial, $1200 es un abono del %10 que le piden a un nacional. No a un extranjero. Me estaban pidiendo %15 por lo bajito... ¿De dónde barro? Aparte, la conchita de mango, si das un abono bajo las letras del carro quedan altas a eso hay que sumarle la gasolina, que no es económica como en Venezuela, aquí la gasolina se presupuesta, los mantenimientos tampoco y si quieres en un futuro, vender el carro a un buen precio, debes tener los mantenimientos al día y preferiblemente de agencia, y los más fuerte para el venezolano, es que aquí los carros si se devalúan... 

Salí de ahí con los ánimos por el suelo, a esperar bus, sin la esperanza de que pronto ya no iba a seguir más en transporte público... Iba gente con su tv, o sea, ellos sí tenían la certeza que ese era uno de sus últimos buses y aparte... ¡TENÍAN TV NUEVO!

Me enfoqué en el mes de octubre, en reunir más para aplicar en la feria que hacen en ese mes que es más grande. Elegimos  el carro, el color, unimos fuerzas, unificamos salarios para pagar las cuentas y ahorrar los más posible. Salidas limitadas y no tan frecuentes, tenía un propósito entre ceja y ceja. Para ese tiempo ya iba a tener 10 meses trabajando más los 6 que ya tenía con la otra empresa. 

Saque una tarjeta de crédito, era una referencia de crédito más grande y significativa para los bancos, la pagaba puntual, el sello del pasaporte ya tenía más de un año y el abono inicial que teníamos era de un %15 aproximadamente.

¡Llegó octubre! Estaba lista para aplicar. Se la puse muy fácil al vendedor, quiero este carro y ya, dónde lo abono, el auto tenía $500 menos del precio que habíamos visto en la agencia. La locura con los bancos, ninguno me aceptaba porque no tenía el año trabajando ni la bendita carta de la empresa anterior para sustentar la continuidad. Los bancos que me aceptaban era con la condición de dar más abono, que “no tenía” si los tenía pero no quería quedar sin un dólar.

Me desanimé , pensé que si habían tantas trabas era porque no era el momento, Dixon me decía que teníamos que seguir tocando puertas en los bancos fuimos como toda una semana seguida a la feria a meter los papeles en todos los bancos y financieras que habían, eso era gasto de pasajes y de entrada y yo estaba agotada física y mentalmente.

Un banco me aprobó con el %25 de abono inicial, eso sí que no lo tenía, hable con el vendedor y le pedí ayuda porque el iba a perder su venta si no me conseguía un financiamiento inferior, fueron casi 15 días en eso. Un viernes, ya para terminar la feria me llama y me dice que me consiguió un %20 y bueno, íbamos atener que quedarnos sin $1 ahorrado para poder tener el carro. Ese día en el transcurso de la tarde me llaman del banco para que fuera a firmar que me habían aprobado y yo le dije que ya sabia. Llegamos al lugar a las 6pm y nos atendieron a las 11pm, menos mal habían baños y snaps y bebidas gratis.

Cuando por fin me llaman... ¡TENÍA 2 CRÉDITOS APROBADOS! Uno con el %25 que me había dado el ejecutivo y el que me consiguió el vendedor con su contacto de %20. Yo me disculpe con el ejecutivo y le dije que lo sentía pero que me tenía que ir por el otro. La letra del carro me quedaba justa, con lo que tenía presupuestado para pagar mensual. Adquirimos el seguro del carro con muy buen precio, promoción, facilidad de pago. 

No teníamos el carro, pero teníamos viaje planeado para fiestas patrias al Paraísos Panameños: El Valle de Antón

El carro nos los entregaron días antes del viaje, materialicé uno de mis grandes sueños y una meta como pareja. Más entusiasmados por continuar nuestro camino en Panamá, seguir dando lo mejor a la patria para seguir recibiendo grandes satisfacciones personales.




viernes, 20 de enero de 2017

LEGALMENTE, CONSEGUÍ TRABAJO EN PANAMÁ

Dios aprieta pero nunca ahorca, eso sí lo tengo bien claro. Como les comentaba en la entrada anterior, Nuevos comienzos: mi novio y yo empezamos a vivir juntos, que al momento de iniciar esta etapa no fue fácil para él conseguir trabajo y yo no tenía  nada estable para el momento, los dos conseguimos trabajo casi al mismo tiempo. 

Cuando me legalice en Panamá, comencé la búsqueda de un trabajo más estable, un salario fijo, un horario fijo y comenzar a pagar el seguro social, ya que acá, para todo, necesitas cotizar en el seguro, para abrir una cuenta bancaria, pedir un préstamo, para empezar a tener tus cosas pues, y por supuesto, aportar tu granito de arena al país. 

Para el momento de comenzar en el trabajo, ya yo tenía poco más de un mes en el proceso de reclutamiento. En una activación de colgante, yo le comentó a mi compañera que ya tengo mis papeles en regla y que estoy buscando algo fijo, ella me dice que en el aeropuerto estaban buscando chicas, yo no quería trabajar en el aeropuerto pues ya había aplicado allí para un trabajo, había quedado seleccionada y cuando me pidieron papeles, fue triste, todavía  no había regularizado mi proceso migratorio . Aparte de todo eso, el horario era súper fuerte. Turnos rotativos de 6am a 2pm y de 2pm a 9pm. Yo solo pensaba en caminar de madrugada a la parada de autobús y volver en la noche en autobús, como dicen aquí, no hay que dar papaya para que te atraquen.  Eso me desanimaba.

Esta era la foto de whatsapp

Mi compañera, de igual manera me dio el contacto y yo envié mensaje por whatsapp, no recibí respuesta hasta el lunes, la respuesta decía: hola, ¿eres la chica de la foto? yo respondí que si, que esa foto era el día de mi graduación y me dijeron que fuera a la entrevista a en tal lugar, tal día. Yo mínimo, iba al miss Venezuela, pero me arregle igual o mejor que el día de la graduación.

Llegada la entrevista la chica me ofrece dos vacantes, la primera era como representante de una marca de lujo (no me dijo cuál) y en esta el horario era de 1pm a 9pm de miércoles a domingo, yo estaba acostumbrada a trabajar los domingos así que todo bien. El pago era bueno, lo único que me hacía dudar era salir a las 9 de la noche, caminar sola a la parada y luego al llegar a mi parada caminar sola a la casa. Ya para ese momento serían las 10pm , aproximadamente.

La segunda vacante era igual de representante de marca pero en este caso, con una marca de chocolates. Aquí el horario era de 10am a 7pm, de lunes a sábados, o sea, un solo día libre, el  pago era un poquito más.

Yo le dije que ambas vacantes me gustaban, que donde quedara yo iba a estar bien y le dije toda esa labia que uno dice en las entrevistas.

Esta fue la primera entrevista.

Pasados los días, me vuelven a llamar, yo feliz porque significaba que estábamos avanzando en el proceso, la chica me cita en la oficina y fue una gran emoción, gastaba mucho en llegar allá porque tenía que irme en taxi, ni modo que llegar oliendo a carrito nueva cabimas (a carburador) cuando estoy allá el me dice que ella no me vio muy convencida con la vacante de salir a las 9 así que ella me recomendaba  irme por la otra, yo quería morirme. ¿Para eso me hizo gastar pasaje y ropa? eso me lo podía decir por teléfono, yo quería decirle: mija move la cotiza que necesito plata jajaja. Yo le dije que quería la vacante de salir a las 9 porque me era factible tener dos días libres.

Esta fue la segunda entrevista

Pasados los días vuelven a llamarme, ¡por fin¡ tenía que ahora ir a la entrevista con quién sería mi jefa, si llegaba a conseguir el trabajo. La cita era a las 10 30am, ella me llamó a las 4 30pm, del día anterior y me dijo que no olvidará que la entrevista era en inglés... Se desmaya. Tenía mucho tiempo sin practicar, busque en internet ¿qué preguntan en una entrevista de trabajo en inglés? y todo lo que encontré fue lo que practiqué. Espíritu de Aleisi, ¡ven a mi! Alexis fue un gran teacher durante mi curso de inglés, quien por cierto me lee. Say Hi teacher!

Yo soy bien dramática, exagerada y estresada. Yo llegué a la entrevista poco más de una hora antes, menos llegar tarde. Cuando estoy allá estaba el nombre de la empresa bien grandote, primera vez que leía esa palabra así que... I Googled  it.

Habían varias personas para la entrevista, había una esperando para entrar, yo que acababa de llegar y una que salió al rato y entró la que estaba esperando conmigo. Su entrevista fue muy rápido. Todos teníamos cita a una hora pautada para la entrevista. Cuando la chica anterior salió la muchacha me pregunta si soy fulana, le digo que no que soy génesis que mi entrevista es para las 10 30 pero que llegue un poco temprano. Ella me dice que hay que esperar que sea mi hora y yo mejor pues, sigo leyendo que es esto. Al rato ella sale, la chica que tenía esa hora no estaba por ahí y pase yo...

La chica era muy joven, era extranjera, me preguntó de todo... Desde por qué había migrado a Panamá y cosas personales, que si sabía que hacía y vendía esa empresa, gracias a mi rápida búsqueda mientras esperaba, pude responder esa pregunta y salir airosa, después, me volvió a preguntar todo, ahora en inglés, tal cual me había dicho Google. Luego ella llamó a otra persona, era su jefe. Un argentino. Él  también me entrevistó y luego ellos me empezaron a explicar de qué iba el trabajo. No recuerdo con exactitud, pero dure una hora o más allí dentro. Ella me dice que la chica, que me entrevistó antes, se estaría comunicando conmigo, de ser seleccionada.

Cuando salgo, la sala de espera estaba full, como tres chicas esperando. Una de ellas era una muchacha quien había trabajado conmigo en un proyecto anterior, nos saludamos y ella entró y yo me fui. Mientras salía del edificio pensaba en esperarla para que me contara como le había ido, desistí de la idea al ver que conmigo habían demorado tanto. Tome mi taxi y me fui. No había salido del sector cuando ella me estaba llamando, ya había salido de la entrevista. Me impresione mucho, pues era bueno que conmigo demoraron tanto y con ella no.

Esta fue la tercera entrevista

Pasaron los días y la joven quien me entrevistó primero, quien era la supervisora del proyecto en Panamá, se comunica y me dice que pasé a la siguiente entrevista, en este caso me iba a entrevistar un hombre, que sería, en caso de quedar, mi jefe... Muchos jefes, ¿no? Tuve que ir al lugar que me queda lejísimos, nuevamente, en esta oportunidad la entrevista sería por teléfono, mientras esperábamos la llamada, la supervisora me cometa que hay una capacitación para el personal tal día, que ella cree que yo iba a ser la seleccionada y que si yo quería ir ella me apuntaba en la lista, inmediatamente dije que si. Por fin, sonó el teléfono y ¡sorpresa! el tipo era paisano, calificó la entrevista como exitosa, me hizo venderle, en inglés, una cerveza polar. Finalizando la llamada, yo le comento que me habían dicho de la capacitación, que si él creía que yo debería ir, mi mensaje implícito era: ¿es o no mío el puesto? ¡díganme ya¡ él me dijo que aún no habían seleccionado a la persona que ocuparía la vacante, que era mi decisión si ir o no.


El poder de la visualización y la ley de la atracción, yo declaré que ese trabajo sería mío y fui a la capacitación.

Esta fue la cuarta entrevista

La supervisora me llama diciéndome que falta, por fin, la última entrevista, esta fue la que más demoró en concretarse, pues la persona estaba de vacaciones, luego incapacitada y luego sin agenda para mí. En esta entrevista iban a conocerme y dar la aprobación para que yo entrara a trabajar en la tienda, o sea, aquí iba a presentarme ante la gerente y personal con quien compartiría a diario. Fue todo un éxito, e inmediatamente ella me dijo que enviaría un correo con su visto bueno para que comenzará a la brevedad.

La brevedad, no fue tan breve. Exámenes médicos, tomar cita para charlas de seguridad, esperar firma, entre otros pormenores. Con la foto de mi carnet, todo el mundo tiene que ver, mi sonrisa era y es, porque sigo teniendo la misma foto, de oreja a oreja, no puedo explicar la felicidad que sentí cuando ya por fin iba a comenzar a trabajar. Casi dos meses en todo ese rollo.

El primer día de trabajo, no lo recuerdo mucho, lo más memorable de ese día fue la vuelta a casa, recuerdo que cuando caminaba a la parada no iba sola, pues no era la única que salía a esa hora, eso me dio calma. Cuando llegue a la parada, casi de inmediato pasó una chivita, un autobús pequeño pirata, cobraba a $0.50 e iba a mi ruta, ¡qué felicidad! cuando ya llegábamos a mi parada el pavo o colector indica que van a tomar un atajo, el atajo era la calle de mi casa ¡qué felicidad más grande! me bajé frente a mi edificio y pensé: bueno, me presupuestaré para agarrar siempre esta chiva y llegar rápido y directo a la casa.

Han pasado 2 años y 7 meses... La chiva más nunca pasó, jugó con mis sentimientos.

Todo iba perfecto en el trabajo, más sin embargo el  outsourcing tenía muchas fallas, pequeñas y grandes. Hasta que un día recibimos la llamada de una reunión urgente, el outsourcing, y el cliente, dueño del proyecto, los jefes, habían roto relaciones . Los jefes le habían hecho una auditoría al outsourcing y no la pasaron, entonces, ¿dónde quedaba el equipo de trabajo? desempleado.

El mundo se me vino encima, prácticamente.

“Es curioso cómo el paso del tiempo convierte las maldiciones en bendiciones, como la experiencia que crees va a matarte se transforma en una evolución”. Esta oración la leí en el libro El café de los corazones rotos.